Páginas vistas en total

domingo, 10 de abril de 2016

Parques y jardines refugios de vida silvestre (2)

Aves de parques y jardines (2)




Las aves que viven en los jardines son, principalmente, aquellas que originalmente habitaban los bosques, como el petirrojo, el ruiseñor, el zorzal, el carbonero, el herrerillo... También se han quedado a vivir entre nosotros aves que frecuentaban los lugares más abiertos y despejados, como las palomas y las tórtolas. Pero a esta lista de animales, le debemos añadir aquellas aves acuáticas que o de ecosistemas fluviales que podemos ver, a veces, frecuentemente en alguna fuente o un gran estanque de un jardín de grandes dimensiones como, el cisne común, la garza real y, sobre todo, se le debe sumar el ánade real (Anas platyrhynchos), muy abundante en lagos y estanques de casi todo el mundo.
Hay aves que viven todo el año en nuestros jardines, como el mirlo. En invierno, es la época adecuadas para ver los carboneros porque no migran a lugares más cálidos. También, en esta época podemos observar a las aves que llegan del norte de Europa en busca de un lugar más cálido, como los curiosos petirrojos o los menos conocidos lúganos. Sin embargo, existen algunas especies concretas que sólo vienen a pasar los veranos en nuestros jardines. Algunos, incluso, sólo están de paso en momentos concretos del año, el caso más representativo es el de la codorniz (Coturnix coturnix). Se han visto en ocasiones estos animales visitar los jardines y parques urbanos durante sus migraciones en primavera. También es el caso de las especies de gran tamaño típicas de los bosques, como gavilanes (Accipiter nisus) o mochuelos (Athene noctua), que no llegan a nidificar tampoco, porque les falta la tranquilidad necesaria que se da en sus hábitats naturales originales y sólo visitan los jardines, ocasionalmente, para alimentarse.
Las aves utilizan del jardín los setos y arbustos para anidar, para alimentarse o para posarse a cantar. Sin embargo, las necesidades de cada animal varía según la época del año; no es lo mismo para ellos la estación hibernal que la época de cría.

Los parques y jardines atraen muchas aves, no sólo por la abundancia de comida fácil, también por la falta de depredadores que se encuentran en estos hábitats.

1 comentario:

Antonio Jesús Hernández Navarro dijo...

Hola Vicente, interesante descripción sobre aves y jardines.
En mi jardín, uno pequeño que tengo en casa (unos 80 metros cuadrados), nidificaba todos los años una preja de mirlos (no sé si era siempre la misma). Y todos los años, los pollos grandes eran depredados por los gatos. A veces, hay situaciones en las que junto a una aparente ventaja se esconde también un gran problema. Me parece que algo así podría estar pasando en los jardines de mi barrio. Seguro que nidifican muchos mirlos, pero también que son depredados la mayoría de las polladas por los abundantes gatos (trampa ecológica). El problema de los gatos "asilvestrados" es mayor de lo que muchos suponen, y otros quieren creer.
Un cordial saludo.