Páginas vistas en total

lunes, 28 de diciembre de 2015

Muscicapa striata - Papamosca gris

 Un Papamoscas gris en el Jardín de La Seda (Murcia) el 15/09/15

domingo, 27 de diciembre de 2015

Sylvia atricapilla - Curruca capirotada

 Currucas capirotadas en distintos sitios del Jardín de la Seda. Un macho el de arriba; hembra la de abajo.
Fotos tomadas el pasado 20 de diciembre 2015.

Phylloscopus collybita - Mosquitero común

 Uno de los varios mosquiteros que pude observar en el Jardín de la Seda de Murcia el 20 de diciembre de 2015.

Phalacrocorax carbo - Cormorán grande

 Ya han vuelto los cormoranes al río Segura a su paso por Murcia.

Fotos tomadas el 20 de diciembre de 2015.

Gallinula chñoropus - Gallineta común

 Una de las pollas de agua o gallineta que se pueden ver en el Segura a su paso por Murcia.
Foto tomada el 20 de noviembre de 2015.

domingo, 19 de julio de 2015

Turdus Merula - Mirlo común

 Un pollo de mirlo que todavía no se atreve a volar.
 Fotos tomadas el 02/07/15 en el Jardín de La Seda (Murcia)

Biodiversidad Urbana

Asún Ruiz, Directora Ejecutiva de SEO Birdlife

Tradicionalmente las relaciones entre urbanismo y conservación de la naturaleza han sido “tensas”. Esto no nos debería extrañar si tenemos en cuenta que la expansión urbanística es una importante amenaza para la biodiversidad. Durante décadas desde las ONGs ambientales hemos dado la batalla para evitar que se urbanicen espacios naturales, con algunas celebradas victorias y, lamentablemente, numerosas derrotas. No cabe duda de se debe seguir trabajando duro en esta línea, para evitar que el crecimiento de las ciudades o el desarrollo de infraestructuras destruyan hábitats de interés para nuestras especies amenazadas.

Pero, ¿Cuál debe ser nuestra postura cuando una zona es calificada como urbanizable y entran las excavadoras? ¿Qué hacemos con más del 2,5% del territorio español ocupado por suelos urbanos? ¿Debemos trabajar por la conservación de la biodiversidad en estos ambientes tan transformados por el hombre?. Desde SEO/BirdLife, y también desde un creciente número organismos internacionales, ONG y científicos, opinamos que sí, que tenemos que empezar a trabajar por la naturaleza también en nuestras ciudades. Por este motivo SEO/BirdLife desarrolla diversos proyectos e iniciativas orientadas a la conservación de las aves y la biodiversidad urbana.


Tres razones para conservar la biodiversidad en las ciudades

La biodiversidad aporta servicios ecosistémicos también en las ciudades y contribuye a mejorar la calidad de vida de la población urbana, por ejemplo las arboledas urbanas ayudan a amortiguar la temperatura, limpian el aire y contribuyen a fijar el CO2. Pero además numerosos estudios científicos han demostrado que un mayor contacto con la biodiversidad contribuye a mejorar la salud de los habitantes de las ciudades.

Integrar de la conservación de la biodiversidad en la planificación y gestión de nuestras ciudades ayudará a retener en la trama urbana, al menos, una parte de las comunidades biológicas presentes en la zona, y por tanto a reducir el impacto de la expansión urbanística. Debemos tener en cuenta que la crisis global de la biodiversidad es tal, que a la lista de especies amenazadas como el águila imperial, el urogallo o la malvasía cabeciblanca, se están sumando especies comunes que tradicionalmente han convivido con el hombre en pueblos y ciudades, como está pasando con el gorrión común en el Reino Unido. Por tanto también las ciudades pueden llegar a convertirse en espacios en los que conservar especies amenazadas.

Pero la razón que tiene más peso a la hora de justificar la conservación de la biodiversidad en las ciudades, es que en ellas vive más de la mitad de la población mundial. La mayoría de las personas que pueden influir en que la conservación de la naturaleza sea una prioridad de nuestros gobiernos viven en ciudades, en espacios dominados por el asfalto y el hormigón y cada vez más alejados de la naturaleza. Es necesario potenciar las oportunidades de “conocer para conservar”, incorporando, acondicionando y gestionando espacios para la biodiversidad en nuestras ciudades.


Sylvia atricapilla - Curruca capirotada

 En estos días se ven pocos aves en los jardines.No se si se debe a las temperaturas muy altas o simplemente a que están ocupados con sus pollos.
Aquí tenemos una curruca capirotada que se ha dejado ver.
Fotos tomadas el 02/07/15.

miércoles, 1 de julio de 2015

Turdus merula - Mirlo común

 Un mirlo común con la cabeza totalmente pelada. ¿Alguién sabe a que puede ser debido?
Fotos tomadas en el Jardín de La Seda el 10/06/15.

Serinus serinus - Serín verdecillo

 Uno de los muchos verdecillos que se oyen por la ciudad. Este, en lo alto de un árbol
en el Jardín de La Seda el 10/06/15.

Turdus merula - Mirlo común

 Mirlo común alimentando su pollo en el Jardín de La Seda (Murcia).

 Fotos tomadas el 10/06/15.

lunes, 11 de mayo de 2015

Anas platyrhynchos - Pato azulón

 Ya se van viendo familias numerosoas por parques y jardines. En este caso en el
Jardín de la Seda.
Fotos tomadas el 06/05/15.

Delichon urbicum - Avión común


 Desde hace unas semanas, también se pueden ver los aviones comunes
 afanados con sus nidos.
Fotos tomadas hoy 11/05/15 en uno de los edificios que bordean el río Segura a su paso por Murcia.

domingo, 26 de abril de 2015

Apus apus - Vencejo común

 Hacen ya varias semanas que los vencejos zurcan el cielo de nuestras calles. He podido tomar estas fotos desde mi casa una mañana, en pleno centro de Murcia.
Fotos tomadas el 12/04/15.

Curruca capirotada accidentada

Esa mañana, justo al lado de la cafetería donde desayuno a veces, he podido tomar esta triste foto. Una carraca capirotada que habrá tropezado con un obstáculo imprevisto.

Se marcharon los cormoranes

Desde mediados de marzo se han marchado los cormoranes que se podían observar todos las mañanas perchando en el mástil de la Pasarela Manterola (Murcia). Como se puede ver en la foto, el mástil está vacío; ya sólo de vez en cuando se posa una gaviota en todo lo alto. En cambio, como siempre los cables sirven a las palomas de posadero.

viernes, 20 de marzo de 2015

Colombicultura

 Un palomo deportivo que, como ocurre con cierta ferecuencia, se mezcla con las
 palomas de los parques, intentando "ligar". Se pueden ver claramente sus anillas identificadoras.
Fotos tomadas el 15/03/15.

Turdus merula - Mirlo común

 Ya son numerosos los mirlos que se ven en los parques y jardines. Estos los fotografié en el Jardín de la Pólvora.
Fotos tomadas el 15/03/15.

El pan duro es malo para los patos

 Todas las mañanas veo como varias personas, probablemente con la mejor intención, tiran grandes cantidades de pan duro al río desde la barandilla de la Pasarela Manterola (Murcia). Inmediatamente se arremolinan todos dos patos y demás aves acuáticas (hasta un cisne) peleándose por un trozo de pan. He traducido este artículo de Frédéric Malher, vice-presidente del CORIF (Centro Ornitológico de Île-de-France) publicado en "L'Obs" el 18/03/15. Cuando lo leí me acordé enseguida de esta escena mañanera.




"Dar pan a los patos es una costumbre que se observa en la mayoría de los parques. Sin embargo, una campaña lanzada en Gran Bretaña avisa que este gesto puede ser nefasto para la salud de los patos y de otras aves. ¿Cómo puede ser perjudicial un trozo de pan para un pato?
El pan no es bueno para la salud de los patos, ni de cualquier otra ave. Los Británicos tienen razón al lanzar una campaña de sensibilización, ya que pocos son los que conocen este peligro.
El pan da energía, pero no aporta ningún alimento de los que necesitan. Había observado, hace unos años este problema al observar las cornejas negras con plumas blancas (...) Un número importante padecían este problema en el plumaje. El consumo excesivo de pan no convenía a este animal carroñero.
Desde el punto de vista digestivo, el pan seco que tragan los patos puede incharse en su estómago. El pan fresco sería mejor digerido. Pero el problema viene sobre todo de los excesos. No es un alimento que los patos encuentran en la naturaleza.
No hay que creer que los pájaros saben lo que es bueno para su salud.. Al contrario, tienen tendencia a comportarse como niños: si les gusta lo que comen, se atiborran.
Para ellos pues es fácil determinar en un parque los sitios donde podrán conseguirlo. Esta pasividad para alimentarse es muy nociva para el pájaro. Cuando menos nade, ande o vuele, más probabilidad que tenga sobrepeso. Las bolsas de snacks deben evitarse también. La sal es uno de los enemigos del pato.
Esta campaña británica subraya que este consumo masivo de pan es la causa de la enfermedad "manos de ángel". Con las aves de criaderos, se manifiesta como un defecto de la "mano" del pájaro. Su ala se gira y se vuelve totalmente ineficaz para el vuelo.
En las Buttes de Chaumont (un parque de París), la barnacla canadiense sufre esta patología. En los parques, no pone en peligro al ave, pero en la naturaleza es fatal: un ave que no vuela está condenado.
Atraer los animales en un sitio donde tienen la seguridad de encontrar alimento, es también el mejor modo para transmitir enfermedades, sobre todo debido a sus excrementos.
Dar grandes cantidades de pan a los pájaros tiene también un efecto nocivo para su ecosistema. En el agua el alimento se pudre y las bacterias se desarrollan.
Este tipo de alimento también atrae otros indeseados como las ratas, así que "No alimenten las ratas!" Este fue el slogan utilizado en Zürich para intentar sensibilizar los habitantes de la ciudad.
Lo que pasa con los patos, también ocurre con las palomas: cuanto más se alimentan  sin dificultad, tendrán más tiempo y energía para reproducirse.
En cambio, el pan tiene otro efecto en los gorriones. Está demostrado que una alimentación con pan perjudica el éxito de sus nidadas.
Tengo la sensación que las personas que alimentan los pájaros no lo hacen por puro placer. Para mí lo hacen por dos motivos:
- tener la posibilidad de observar los pájaros de cerca, lo cual puedo entender.
- para deshacerse de restos. Cuando veo gente tirando trozos grandes de pan, a veces una barra entera, no intentan hacer las aves felices. Se apoyan en un falso "buen sentimiento" para deshacerse de restos.
El ayuntamiento de París ha puesto carteles en todos los parques públicos  para explicar que está contra-indicado alimentar los pájaros. Además hay que recordar que este tipo de alimentación está prohibido por ley, y en más de una ocasión la policía ha intervenido.
Está claro que las migajas que se dejan en una ventana no perjudican a los pájaros, pero no hay que caer en el exceso.
Si la gente quiere agradar los patos, es preferible darles alimentos  que correspondan a su régimen alimenticio  como trigo, cebada, uva y sobretodo las peladuras de verduras.
Los patos adoran los alimentos frescos. Una simple hoja de lechuga les agradará."

domingo, 15 de marzo de 2015

Sylvia atricapilla - Curruca capirotada

 Una de las muchas currucas capirotadas que se podían ver esta mañana en varios jardines de la ciudad.
Las fotos las he tomado hoy en el Jardín de La Pólvora (Murcia).

Informe municipal sobre las aves de la ciudad

Extracto de un informe de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Murcia, sobre la biodiversidad existente en la ciudad. He extraido del informe lo concerniente a las aves de nuestra ciudad:

"LA BIODIVERSIDAD EN EL AMBIENTE URBANO


Hablar de fauna y flora silvestre en la ciudad puede parecer una contradicción; sin embargo, en las aglomeraciones urbanas y sus alrededores se encuentra una interesante biodiversidad, muchas veces sorprendente.

El Mirlo común (Tordus merula) es un habitante típico de los cultivos de la Huerta, desde donde ha colonizado los parques y jardines de la ciudad de Murcia, mientras que el Verdecillo (Serinus serinus), una de las aves silvestres más abundantes de la Región, se encuentra también con mucha frecuencia cantando en época de cría, sobre árboles de cierto porte.

El Cernícalo común (Falco tinnunculus) se observa con frecuencia, incluso sobre el casco antiguo. El Vencejo común (Apus apus) y el Vencejo pálido son muy abundantes en el cielo urbano, sobre todo éste último. Otro típico habitante urbano es el Avión común (Delichon urbica), que cría en nidos de barro adosados a los aleros de los edificios, sobre todo formando colonias sobre edificios públicos de las avenidas próximas al río Segura.

La Golondrina común (Hirundo rustica) es más escasa, no estando tan estrictamente ligada al medio urbano como las especies anteriores. Tanto vencejos como aviones y golondrinas son visitantes exclusivamente reproductores, regresando a finales de verano y principios de otoño a sus cuarteles de invierno.

Algunos de los más curiosos y desconocidos habitantes de grandes árboles y edificios son las pequeñas y medianas rapaces nocturnas tales como el Autillo (Otus scop), el Mochuelo (Athene noctua) e incluso la Lechuza común (Tyto alba). Todas ellas viven y se reproducen en la ciudad de Murcia. Otras especies que pueden encontrarse en zonas no edificadas con cierta vegetación ajardinada son Carboneros y Herrerillos, Currucas, Petirrojos, Mosquiteros, Lavanderas, etc.

La recuperación de la calidad de las aguas del Río Segura a su paso por la ciudad y alrededores ha dado lugar a la colonización de este hábitat por aves típicas de ambientes húmedos, algunas de ellas incluso han llegado a nidificar y vivir de forma permanente, permitiendo aumentar la diversidad de la avifauna urbana.

A continuación se muestra una lista con especies de aves que podemos encontrar normalmente en el casco urbano y su entorno (nombre común y nombre científico):

Garceta común Egretta garcetta
Cigüeñuela Himantopus himantopus
Andarríos chico Actitis hipoleucos
Martín pescador Alcedo atthis
Cormorán grande Phalacrocorax carbo
Ánade azulón Anas platyrhynchos
Focha común Fulica atra
Gallineta común Gallinula chloropus
Carricero común Acrocephalus scirpaceus
Carricero tordal Acrocephalus arundinaceus
Vencejo común Apus apus
Golondrina común Hirundo rustica
Golondrina daúrica Hirundo daurica
Zampullín común Tachybaptus ruficollis
Lavandera blanca Motacilla alba
Lavandera cascadeña Motacilla cinerea
Garcilla bueyera Bubulcus ibis
Garza real Ardea cinerea
Garcilla cangrejera Ardeola rayoides
Cisne vulgar Cygnus olor
Tarro blanco Tadorna tadorna
Avión común Delichon urbica
Avión roquero Ptyonoprogne rupestris
Vencejo común Apus apus
Curruca cabecinegra Sylvia melanocephala
Bisbita común Anthus pratensis
Abubilla Upupa epops
Cuco común Cuculus canorus
Alcaudón común Lanius senator
Alcaudón real Lanius meridionalis
Lechuza común Tyto alba
Cogujada común Galerida cristata
Jilguero Carduelis carduelis
Verdecillo Serinus serinus
Verderón común Carduelis chloris
Tarabilla común Saxicola torcuata
Abejaruco Merops apiaster
Papamoscas gris Muscicapa striata
Mirlo común Turdus merula
Autillo Otus scops
Cernícalo vulgar Falco tinnunculus
Colirrojo tizón Phoenicurus ochruros
Petirrojo Erithacus rubecula
Curruca capirotada Sylvia atricapilla
Mosquitero común Phylloscopus collybita
Lúgano Carduelis espinus
Carbonero común Parus major
Tórtola turca Streptopelia turtur
Paloma bravía Columba livia
Gorrión común Passer domesticus
Estornino negro Sturnus unicolor
Mochuelo Athene noctua "