Páginas vistas en total

viernes, 20 de marzo de 2015

El pan duro es malo para los patos

 Todas las mañanas veo como varias personas, probablemente con la mejor intención, tiran grandes cantidades de pan duro al río desde la barandilla de la Pasarela Manterola (Murcia). Inmediatamente se arremolinan todos dos patos y demás aves acuáticas (hasta un cisne) peleándose por un trozo de pan. He traducido este artículo de Frédéric Malher, vice-presidente del CORIF (Centro Ornitológico de Île-de-France) publicado en "L'Obs" el 18/03/15. Cuando lo leí me acordé enseguida de esta escena mañanera.




"Dar pan a los patos es una costumbre que se observa en la mayoría de los parques. Sin embargo, una campaña lanzada en Gran Bretaña avisa que este gesto puede ser nefasto para la salud de los patos y de otras aves. ¿Cómo puede ser perjudicial un trozo de pan para un pato?
El pan no es bueno para la salud de los patos, ni de cualquier otra ave. Los Británicos tienen razón al lanzar una campaña de sensibilización, ya que pocos son los que conocen este peligro.
El pan da energía, pero no aporta ningún alimento de los que necesitan. Había observado, hace unos años este problema al observar las cornejas negras con plumas blancas (...) Un número importante padecían este problema en el plumaje. El consumo excesivo de pan no convenía a este animal carroñero.
Desde el punto de vista digestivo, el pan seco que tragan los patos puede incharse en su estómago. El pan fresco sería mejor digerido. Pero el problema viene sobre todo de los excesos. No es un alimento que los patos encuentran en la naturaleza.
No hay que creer que los pájaros saben lo que es bueno para su salud.. Al contrario, tienen tendencia a comportarse como niños: si les gusta lo que comen, se atiborran.
Para ellos pues es fácil determinar en un parque los sitios donde podrán conseguirlo. Esta pasividad para alimentarse es muy nociva para el pájaro. Cuando menos nade, ande o vuele, más probabilidad que tenga sobrepeso. Las bolsas de snacks deben evitarse también. La sal es uno de los enemigos del pato.
Esta campaña británica subraya que este consumo masivo de pan es la causa de la enfermedad "manos de ángel". Con las aves de criaderos, se manifiesta como un defecto de la "mano" del pájaro. Su ala se gira y se vuelve totalmente ineficaz para el vuelo.
En las Buttes de Chaumont (un parque de París), la barnacla canadiense sufre esta patología. En los parques, no pone en peligro al ave, pero en la naturaleza es fatal: un ave que no vuela está condenado.
Atraer los animales en un sitio donde tienen la seguridad de encontrar alimento, es también el mejor modo para transmitir enfermedades, sobre todo debido a sus excrementos.
Dar grandes cantidades de pan a los pájaros tiene también un efecto nocivo para su ecosistema. En el agua el alimento se pudre y las bacterias se desarrollan.
Este tipo de alimento también atrae otros indeseados como las ratas, así que "No alimenten las ratas!" Este fue el slogan utilizado en Zürich para intentar sensibilizar los habitantes de la ciudad.
Lo que pasa con los patos, también ocurre con las palomas: cuanto más se alimentan  sin dificultad, tendrán más tiempo y energía para reproducirse.
En cambio, el pan tiene otro efecto en los gorriones. Está demostrado que una alimentación con pan perjudica el éxito de sus nidadas.
Tengo la sensación que las personas que alimentan los pájaros no lo hacen por puro placer. Para mí lo hacen por dos motivos:
- tener la posibilidad de observar los pájaros de cerca, lo cual puedo entender.
- para deshacerse de restos. Cuando veo gente tirando trozos grandes de pan, a veces una barra entera, no intentan hacer las aves felices. Se apoyan en un falso "buen sentimiento" para deshacerse de restos.
El ayuntamiento de París ha puesto carteles en todos los parques públicos  para explicar que está contra-indicado alimentar los pájaros. Además hay que recordar que este tipo de alimentación está prohibido por ley, y en más de una ocasión la policía ha intervenido.
Está claro que las migajas que se dejan en una ventana no perjudican a los pájaros, pero no hay que caer en el exceso.
Si la gente quiere agradar los patos, es preferible darles alimentos  que correspondan a su régimen alimenticio  como trigo, cebada, uva y sobretodo las peladuras de verduras.
Los patos adoran los alimentos frescos. Una simple hoja de lechuga les agradará."

No hay comentarios: