Páginas vistas en total

martes, 23 de febrero de 2016

Conservando la biodiversidad de nuestras ciudades

Artículo publicado el 17/02/16 en el Blog de SEO-Birdlife por Nacho Fernández*.

"Conservando los gorriones cuidamos nuestras ciudades

Siempre que tengo oportunidad, en charlas o presentaciones, lanzo la idea de que la conservación de la biodiversidad en las ciudades es la “última frontera” que nos queda por alcanzar en las políticas de protección de la naturaleza. Resulta paradójico que esa última frontera sea tan cercana, vamos que se encuentra en los lugares en los que vivimos y trabajamos la mayor parte de los habitantes del planeta. Pero por extraño que pueda parecer, la principal batalla para frenar la sexta extinción no tendrá lugar en selvas tropicales lejanas, sino que se librará en las más cercanas junglas de hormigón.

Esta idea la plantearon hace diez años investigadores norteamericanos, en lo que denominaron la “Paradoja de la paloma” (Dunn et al. 2006). Un planteamiento que parte del hecho de que los actuales esfuerzos (políticos y económicos) para detener la pérdida de biodiversidad son claramente insuficientes y que el impulso de las políticas de conservación se deben producir desde una sociedad mayoritariamente urbanita, que en la mayor parte de los casos vive de espaldas a la naturaleza. 

Esto sin duda es un gran problema, ya que numerosos estudios coinciden en señalar que las personas más preocupadas por la pérdida de la biodiversidad son aquellas que han tenido un mayor contacto con la naturaleza a lo largo de su vida. Pero, aunque las ciudades no parecen el escenario más propicio para que surjan ciudadanos comprometidas con la conservación de la naturaleza, no todo está perdido… tenemos a las especies urbanas.

En este sentido la elección del gorrión común como ave del año en 2016 debe suponer un impulso para que desde SEO/BirdLife trabajemos con los ayuntamientos para potenciar las oportunidades de “conocer para conservar” en las ciudades, acercando esa naturaleza urbana, incorporando, acondicionando y gestionando espacios para la biodiversidad en nuestras ciudades e implicando a los vecinos en su conservación.



Involucrar a la población de pueblos y ciudades en la conservación de los gorriones fabricando cajas-nido, respetando los puntos de nidificación en la rehabilitación de edificios, instalando comederos invernales, buscando alternativas ecológicas al uso de pesticidas, reduciendo la frecuencia de siegas en parques y jardines, aplicando medidas correctoras en cristaleras peligrosas … sin duda es una manera de favorecer el contacto directo con la naturaleza, al tiempo que se pueden aportar los conocimientos y despertar la sensibilidad para que estas personas se interesen por el futuro de especies amenazadas que habitan en espacios naturales remotos.

Está claro que no vamos a conservar águilas imperiales, urogallos o sisones en áreas urbanas. Pero su futuro puede depender de que entre todos consigamos una sociedad que se preocupe por la conservación de los gorriones de las ciudades, de que consigamos una sociedad mejor."


* Ignacio C. Fernández Calvo es desde hace diez años técnico de SEO/BirdLife en la Delegación de Cantabria, donde participa en diferentes proyectos orientados a la conservación de la biodiversidad en espacios urbanos y periurbanos.






No hay comentarios: