Páginas vistas en total

viernes, 16 de junio de 2017

Apus apus - Vencejo común

 Ayer, un poco antes de la hora de comer, recibí una llamada telefónica de mi hija Rocío, indicándome que se acababa de encontrar con un pájaro en el suelo y que no podía volar. Le daba miedo que pudiera ser atropellado por algún vehículo o por algún desaprensivo. Al llegar al sitio (detrás de la Iglesia de San Miguel (Murcia). Allí pude comprobar que era este vencejo. Pedimos una caja en la panadería de al lado y nos marchamos a llevarlo al Centro de Recuperación Silvestre de El Valle. El responsable de recepcionar los animales nos dijo que esa misma mañana ya le habían traido 16 vencejos!
Fotos tomadas de 15/06/17.
En el Centro de Recuperación coincidimos con una señora con otro vencejo que venía desde San Pedro del Pinatar!!

2 comentarios:

Mateo Gomez dijo...

Felicidades, Vicente, esa actitud hay que aplaudirla. Todos los años, por estas fechas primaverales nos encontramos pajarillos recién caídos del nido que no vamos a saber cuidar y mueren irremediablemente; por eso, llevarlos a donde van a ser recuperados es lo idóneo y necesario. Mi experiencia con ellos fue gratificante sólo en un caso: hace dos años, conseguí sacar adelante a un vencejo infante alimentándolo a mano con pequeñas hormigas y mosquitos cazados en casa... En un par de días, se fue volando. Repito: ¡¡¡BIEN HECHO, AMIGO!!!

Anónimo dijo...

Muy bien.
Los vencejos son una especie asombrosa que convive con nosotros. Nos libra de mosquitos y nos trasmite la alegría de la primavera y el verano.
Francisco.