Páginas vistas en total

martes, 9 de febrero de 2010

Una campaña a favor de las aves en la ciudad de Nueva York

He recogido este artículo de la web de la Sociedad Audubon de Nueva York. Es un ejemplo de cómo las autoridades municipales, las empresas privadas y las organizaciones conservacionistas pueden trabajar juntas.
--------------------
La ciudad de Nueva York es un sitio privilegiado para los visitantes extranjeros, incluyendo millones de aves. Pero aquí, como en otras áreas urbanas de América del Norte, las aves se enfrentan a un peligro significativo: chocar con un edificio. "Se estima que unas 90.000 aves mueren cada año en Nueva York, a causa de colisiones con los edificios", dice Susan Elbin, directora de la Sociedad Audubon de la ciudad de Nueva York.

En la oscuridad, y, sobre todo cuando hay niebla o lluvia, cuando las aves vuelan a altitudes más bajas, la combinación de cristales y luz se vuelve mortal. Confundidas por las luces artificiales, cegadas por el tiempo e incapaces de ver el cristal de las ventanas, o simplemente agotadas de volar alrededor de las luces (como las polillas, cerca de una llama) las aves pueden resultar heridas o muertas. “Fatal Light Awareness Program” (FLAP), una sociedad conservacionista con sede en Toronto que encabezó el movimiento de apagar las luces en 1993, es categórica acerca de la amenaza: "En toda América del Norte, mueren más aves por colisión cada año que las que sucumbieron cuando el derrame de petróleo del Exxon Valdez ". Un estudio de referencia realizado por el Field Museum de Chicago mostró que al apagar las luces de un edificio, el número de aves muertas bajó casi un 83%.

La creciente conciencia de que la luz ejerce una atracción fatal para las aves ha llevado a la acción: la Sociedad Audubon de la ciudad de Nueva York inauguró la campaña “Lights Out NY” (Luces fuera en Nueva York) en 2005. Este año, una serie de edificios emblemáticos de la ciudad - el edificio Chrysler, el Rockefeller Center, Citicorp, el Worldwide Plaza y Salto de Paracaídas de Coney Island - apagaron sus luces desde la medianoche hasta la madrugada durante la temporada alta de migración. (Las fechas para la migración de otoño son 15 agosto-31 octubre). Se unen al Empire State Building, un pionero en el movimiento “luces-fuera” que empezó a apagar las luces en las noches de niebla durante la migración en la década de 1970.

En el centro de Chicago, unos 100 edificios se apagan después de 11 de la noche durante seis meses en primavera y otoño (en época de migraciones); "prácticamente todos los edificios del centro de la ciudad más de 40 pisos", según Annette Prince, directora del seguimiento de colisiones de la sociedad Audubon de Chicago. En mayo, el gobernador de Minnesota promulgó una ley que requiere que las estructuras de propiedad (o arrendadas) del Estado apaguen las luces después de la medianoche durante la época de migraciones en primavera y en otoño. Otros proyectos de ley de apoyo al movimiento “Luces fuera” de la sociedad Audubon se han aprobado o han sido patrocinados en Michigan, Massachusetts, y San Francisco.

No sólo se salvan aves. Siguiendo estas nuevas recomendaciones en Toronto, Metro Hall consiguió un ahorro anual de 200.000 dólares en gastos de electricidad.

Es difícil cuantificar el número de aves salvadas.. En Nueva York, unos treinta voluntarios patrullan un puñado de edificios de la ciudad durante la migración como parte del “Proyecto vuelo seguro”. "La vigilancia y la investigación, mejora nuestra comprensión sobre las causas de las colisiones de aves urbanas y las formas de prevenir estas colisiones", dice Elbin. Agregó: "El número de aves migratorias en otoño y en primavera este año parece haber disminuido, ya que han sido pocas las aves recogidas alrededor de los trece edificios comprobados.(158 en otoño y 65 en primavera) Los gorriones “White throat”, la mascarita común y la reinita hornera fueron las especies más numerosas encontradas.

Glenn Phillips, director ejecutivo de la sociedad Audubon de NYC, explica que las cifras tan bajas pueden ser engañosas y pueden deberse en parte a la arquitectura única de Nueva York: "No sabemos el alcance real del problema, en parte debido a que muchas aves caen en los pisos más altos y nunca llegan al suelo – a esto hay que añadir el efecto de depredadores, del viento y del tráfico urbano. Todo esto hace que sea difícil para nosotros, recoger y controlar las muertes".

La sociedad Audubon de Nueva York se encuentra actualmente en conversaciones con los propietarios de edificios prominentes y directivos en un esfuerzo para conseguir que se unan a la campaña “Lights Out NY”. "Salvar pájaros, ahorrar electricidad y ahorrar dinero, significa que todos tenemos algo que ganar al final" comenta Lee Holmen voluntario de Audubon NYC. "Aunque nos hemos centrado en los edificios de 40 pisos y más”, señala Holmen” los propietarios, los gerentes y los residentes en otros edificios también deben considerar apagar de luces durante la temporada de migración. Si el edificio está cerca de un parque o del agua, las superficies reflectantes y las luces son tan mortales como lo son en un rascacielos.”

http://www.nycaudubon.org/home/

No hay comentarios: